Accesos rápidos

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Recientemente perdí a mi padre, tras una enfermedad severa y devastadora partió a la eternidad junto a mi madre.

Esta vivencia me hizo reflexionar y me doy cuenta que la vida de nuestros seres queridos: no se compra con nada que este mundo pueda otorgar.

 

Mucho nos esforzamos y afanamos por tener y poseer. Luchamos por los éxitos, agigantamos nuestras expectativas y corremos detrás de tantas propuestas, que muchas veces pueden llegar a desenfocarnos de la verdadera riqueza.

Ésta indudablemente reside en nuestra familia, tanto hijos, como padres, hermanos y allegados que conforman el árbol de nuestra vida.

 

Ellos son la piedra fundamental de amor genuino, que junto a nuestros amigos del corazón, encarnados a partir de vivencias compartidas, son la verdadera riqueza de la vida.

 

No dejemos los sueños de lado, la pandemia terminará y luego lucharemos contra otra dificultad.

 

Mientras tengamos raíces fuertes: familiares y amigos que nos apoyen, podremos descansar con la cobertura del manto de Dios, porque Dios es amor.

Ya eres rico… lo demás pasará

 

Dedicado a la Familia@las y todos mis seres queridos.

 

 

 

11 comentarios

  1. Gracias Emi!!!! con pena en el corazón pero con mucha fe pudiste escribir desde el corazón.
    Que DIOS los tenga entre sus manos en este tiempo de despedir y extrañar.
    Un abrazo . Cristina

    1. Gracias Emilse se nos adelantó nuestro Amigo, compañero de tantos tiempos, tantos recuerdos. Si es una realidad lo que escribiste todo pasa y como dice el Salmo 90 y después volamos a la eternidad,. Yo tuve dos meses esa experiencia , fui y volví El cielo es Hermoso incomparable , por eso hace 5 años deje de trabajar en lo material , ya me jubile y ahora trabajo para el Reyno de los cielos que es mucho mejor rescatando vida para el Reyno , . Un beso y abraso. Juan

  2. Hola Emilce ya te escribí y se borró. Lamento la perdida , se nos adelanto Pedrito nuestro Amigo y compañero de milicia . Es una realidad lo que escribiste no hay nada en el mundo que se compare con la Eternidad. El cielo es real Yo estube dos veces y nada se compara con lo de acá . Por eso nos dedicamos con Rosita a rescatar almas para el Reyno , no damos abasto con el trabajo para el Señor. 21 años llevamos Enel Ministerio de Restauración de Vidas a la Imagen de Jesus . Ya son Miles y Miles transformados por el Poder de Dios. Gracias Emilce . Un beso y un abrazo. Juan

  3. Sin lugar a dudas LA VERDADERA RIQUEZA está en quienes nos rodean, con quienes somoS felices. Es tan valiosa esta reflexión. Nuestra riqueza es mantenernos en el camino junto a nuestros seres queridos, abrazados a los valores de ser buenas personas de la mano de DIOS. Pidiendo a nuestro Padre Celestial que nos de la FORTALEZA necesaria para afrontar los diferentes desafíos que el camino conlleva, sin apartarnos nunca de ÉL.
    Un fuerte abrazo mi querida Emilce.

  4. Te abrazo sostenidamente.
    Avanzar por el camino de la vida, implica tener la fortaleza y la paciencia para transitar por todas sus paradas aunque algunas nos llenen de dolor.
    Empezar a andar de nuevo, retrocediendo e incluso perdiéndonos en él. Seguir avanzando mirar atrás y ver las miles de huellas que nuestros seres queridos dejaron en nosotros; lo importante es que cuando pisemos lo hagamos con esa intensidad necesaria para seguir dejando huellas.
    Siempre hay una invitación a desarrollar la voluntad de ser felices como una misión que dura toda la vida.
    Te quiero Emilce.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *