Los sonidos forman parte de nuestra vida, pueden ser agradables o desagradables.

Nos gusten o no, son quienes nos crean un paisaje que podemos percibir aún sin ver.

Los podemos clasificar en dos grandes grupos:

Naturales: son los sonidos de animales, tormenta, agua en mares, ríos y lagos, árboles y vegetación, y todo aquello que provenga de la naturaleza.

Sociales: involucran a todos aquellos sonidos emitidos por los elementos creados por el ser humano.

 

El lenguaje está compuesto por fonemas que al combinarlos forman la palabra.  El niño pequeño por lo general antes de decir auto dice Brrrrrr, y señala el auto de juguete en la mesa.

El sonido onomatopéyico es un elemento comunicacional, que se utiliza para transmitir pensamientos o necesidades existentes.

 

Sembrar, educar y promover la música, es nuestra misión.

 

Prof. Emilce Jacobchuk

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: