Estamos a  punto de comenzar un nuevo año escolar, o ciclo lectivo como le llamamos los docentes.

Es un momento que reúne muchas emociones, debido a que nos reencontraremos con niños que ya conocemos, pero la intriga por lo general se relaciona con esta pregunta:

 

¿Cómo se conformará el grupo con los nuevos integrantes que llegan a nuestro salón de clase?

 

En una Orquesta infantil un nuevo grupo nos ofrece desafíos importantes:

 

  • ¿Cuantos saberes musicales previos tienen?
  • ¿Cuál será el estímulo musical que tiene incorporado?
  • ¿Qué gustos musicales han desarrollado?
  • ¿Cuánto tiempo lograrán mantener la atención en una actividad?

 

Estas y otras preguntas rondan en mi   cabeza en el inicio de clases.

Por esto propongo una actividad especial, con el objetivo de dar la bienvenida a los niños. En ese tiempo a compartir da la posibilidad de  conocer a los nuevos integrantes, recordar las vivencias anteriores, reafirmar las normas de convivencia y compartir un tiempo a través de juegos.

 

El juego en todas las edades permite la recreación. A través del entretenimiento permite ejercitar distintas capacidades y adquirir destrezas, que luego son transferibles a las tareas cotidianas. Favorece el desarrollo físico, psico-motriz y  afectivo, mientras que amplía la sociabilización del ser humano.

 

Juegos de cartas, deportes, juegos de mesa como ajedrez y cuantos otros, amenizan momentos y alivian la vida que de a ratos se torna un poco complicada.

 

 El juego estimula la segregación de sustancias:

 

  • Serotonina: regula el estado de ánimo y reduce el estrés.
  • Dopamina: estimula la imaginación creadora, impulsa la actividad física.
  • Endorfinas: reducen la tensión neuronal, transmite calma y felicidad y propicia la creatividad.
  • Acetilcolina: favorece la concentración, el pensamiento lógico y la atención.

 

Aún en los adultos el juego provoca bienestar y mantiene el entusiasmo de la juventud, aún en las personas de edad avanzada.

 

Si el juego es tan beneficioso, conviértelo en tu mejor aliado en este “día especial de bienvenida”.

 

Los juegos tradicionales musicales, tienen cantos que han pasado de generación en generación. Si sobrevivieron al tiempo, es por algo y ahí están a la mano para permitir el disfrute de esas bellas y picarescas melodías.

 

Este Blog se lee en muchos países, por eso no voy a citar más de dos o tres juegos: que salga la dama, sobre el puente de Aviñón, el trencito. Puedes buscar cuales son los juegos tradicionales de tu país, y enseñarlos si los niños aún no los conocen.

 

De esta manera podrás  integrar activamente  al grupo, conocer las habilidades psicomotrices de los nuevos estudiantes, observar los rasgos sobresalientes del carácter del niño.

 

¿Qué mejor que realizar el diagnóstico a partir de juegos,  en los que podamos obtener los resultados pedagógicos que necesitamos para nuestra tarea?

 

Disfrutemos de la profesión que hemos elegido, somos docentes, somos músicos.

 

Prof. Emilce Jacobchuk

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: