Mi infancia en el campo me ha enseñado muchísimas cosas.

La huerta es la reina de la chacra, tener las verduras frescas es una bendición! Lechugas crujientes y humedecidas con un sabor inigualable, tomates frescos que maduran en la planta, zapallos tiernos para los guisados, y ni hablar de las frutillas a punto para el postre del medio día.

 

Pensar que las plantas se forman a partir de semillas. Las semillas no son todas iguales, unas son más grandes que otras, algunas tienen una cáscara endurecida, otras son diminutas que se confunden con la tierra. A pesar de las diferencias, todas necesitan tierra y agua para que nazca la planta, crezca y logre fructificar.

 

Jesús lo menciona como un principio de la naturaleza, si el grano de trigo no se siembra no puede llevar fruto, de la misma manera se puede transpolar a nuestras actividades, como semillas que si no compartimos, nunca podrán prosperar.

 

En este mundo consumista a cada actividad le ponemos precio, y muchas veces eso impide que las personas tengan acceso, en nuestro caso al conocimiento, desarrollo y entrenamiento musical.

 

Es importante poder sembrar para fructificar, las semillas en la bolsa no producen nada, el maíz en el granero no genera nuevos choclos y nuestros saberes cuando no los compartimos… envejecen, imposibilitando la procreación de nuevos espacios creativos.

 

Te invitamos a mirar y compartir los contenidos de esta web, los profesionales que participan trabajan con mucho esfuerzo y cariño a fin de hacer sencillo el aprendizaje musical y el acceso claro para que puedas navegar en este sitio.

 

Con todo mi cariño,

Emilce Jacobchuk

 

 

A %d blogueros les gusta esto: