17

JULIO, 2017

Cuanto más se habla de contención, más dificil se nos hace poner límites a ésta nueva generación.

Hace unos años llamé a mi hijo para que se prepare para ir a su clase de Inglés, y me manifestó que él tenía sus derechos como niño, que los conocía bien y un derecho suyo era jugar (a pesar de que venía de jugar varias horas al fútbol, con sus amiguitos).

Entonces como madre, me hice ese “re”-planteo en ese momento… ¿Hasta dónde puedo negociar los límites?

Como docentes muchas veces nos ocurre algo similar, hay tantas corrientes y teorías que proponen miles de maneras de organizar las clases, estructurar espacios y generar las normas de convivencia.

Un menú tan amplio tal vez nos pone en la misma situación que cuando vamos a la heladería, sabemos que queremos comer un helado, pero al ver tanta cantidad de sabores quedamos mirando un rato largo el cartel, en mi caso, para pedir más o menos lo mismo de siempre.

Lectura Recomendada  Sistema de Orquestas: Más Allá de la Música

La orquesta por suerte tiene sus límites, pero es posible que estés como yo con mi hijo ese día ¿cuándo debo empezar a poner esos  límites, que me permitan lograr esa estructura?

 

Respuesta: desde el día 1.

 

No dudes en formar la orquesta desde el primer día, forma las filas de la manera más tradicional posible, así no tengan los instrumentos.

 

Un buen ejemplo es la Orquesta de Papel generada en Venezuela, y más aún como trabajan con los niños de 1 a 3 años, donde su ubicación tiene forma de letra U.

 

Hay muchas maneras de abordar la enseñanza musical, y si bien hay que realizar juegos de integración, rondas infantiles y cuántas cosas que los maestros de música inventamos a diario, el ensayo de orquesta tiene su formación, su tiempo de sonido y tiempo de silencio. Es muy importante que se aprenda a respetarlo.

Lectura Recomendada  La Orquesta Como Núcleo Activo

 

De esa manera obtendrás muy buenos logros en un corto plazo.

 

Gracias por quedarte hasta el final,

Emilce.

 

Uno de mis libros favoritos es: Límites sanadores de Anselm Grüm, me lo regaló una Psicóloga amiga y me ha resultado muy interesante y útil leerlo.