Haber dado otra vuelta al sol, nos indica  que un  año más ha transcurrido, que el calendario terminó, y  quedan las vivencias acumuladas en la lista de experiencias, que constituyen nuestra historia.

 

La esperanza se renueva al comenzar otro año, y nos alienta saber que una nueva etapa aguarda, entendiendo que lo triste, lo malo y la desazón no duran para siempre.

 

Para esta nueva vuelta que daremos al sol, deseo que te envuelva el amor de Dios, su abrigo en los días complejos y su fortaleza en este viaje que se llama Vida!

 

En las horas de soledad recuerda que te tienes a ti mismo, y encontrar las riquezas de tu alma será la fortuna más grande que puedas alcanzar, porque en ti hay tanto potencial, que  puedes compartirlo con tu prójimo.

 

No olvides agradecer, el agradecimiento nos aleja de la queja, y genera un ambiente donde es agradable estar, convivir y crecer.

 

En esta vuelta al sol, estaré con vos.

 

Prof. Emilce Jacobchuk

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: