Tu luz, es un faro en la oscuridad de otro, en la inmensidad de la incertidumbre, y la apatía de una sociedad carente de esperanza.

 

Tu luz, siembra coraje en los corazones desesperanzados, y renueva la visión de aquellos que perdieron el rumbo.

 

Tu luz, genera la confianza de un porvenir próspero, aunque solo se vean olas en el mar turbulento, que atraviesan las embarcaciones a tu paso.

 

Tu luz, no debe cesar ni un solo instante.

A ella se aferran vidas que inspiras cada día, con los destellos de amor que genera tu alma.

 

Dedicado al maravilloso Equipo @las y a cada educador musical.

 

Emilce Jacobchuk.

 

 

 

Lectura Recomendada  Hasta Que Un Día Decidimos Darnos Valor