Una frase tan simple, tres palabras que al combinarlas tienen un significado profundo.

La palabra menos puede ser asociada con un aspecto negativo, pero no siempre es así. En el campo sonoro  disminuir la intensidad, genera matices que suelen ser placenteros y agradables.

 

Sabemos que  no siempre es fácil trabajar los planos sonoros, y mucho menos para el niño pequeño que ejecuta con su pequeña manito un tambor de parche plástico.

 

Una estrategia que se puede implementar es:

  • Tocar con toda la mano.
  • Tocar con 3 dedos.
  • Tocar con un dedo.

 

En la parte que se desea que el tambor acompañe fuerte se toca con todos los dedos, y suave con uno o tres.  Así se utilizan los distintos planos sonoros para acompañar el tema musical que se aborda.

 

En el caso del canto “Apu el Indiecito”, cuando enuncia “fuerte toca su tambor”, es conveniente sugerir golpear con toda la mano, y un dedo para la parte que versa “suavecito toca su tambor”.

De esa manera el niño pequeño  si aún no controla totalmente la fuerza de su bracito para dejar en claro la intensidad, puede disminuir el sonido utilizando esta modalidad.

 

Otra sugerencia, para el caso de las maracas es conveniente rellenarlas con distintos elementos como arena (P), arroz (MF), Maíz o piedritas (F), a fin de definir exitosamente los matices.

 

Menos es más, con este sencillo recurso se puede asegurar el éxito de un precioso acompañamiento para un canto de repertorio infantil.

 

Prof. Emilce Jacobchuk

 

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Forma parte de nuestra

visión