Juegos Musicales Para Niños… Entretenidos, Estimulantes y GRATUITOS

Cantidad de visitas

 

Accesos rápidos

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Las onomatopeyas son recursos que le dan al niño la posibilidad de  conectarse  con el entorno sonoro, debido a que se producen con la intención de imitar objetos o fenómenos.

Las músicas infantiles  están colmadas de sonidos,  que son  evocados una y otra vez.

Una onomatopeya muy usada y conocida es “Shhhh”, para pedir silencio. Tan reconocido es por los niños ese sonido, que hasta tiene su propia canción, que asocia al silencio con la lechuza, y dice así:

“La Lechuza, La lechuza

hace shhhhh, hace shhhhh,

Todos calladitos, como la lechuza

que hace shhhhh, que hace shhhhh”.

 

Este y otros tantos cantos infantiles para niños:

 

 

Hay onomatopeyas producidas por el propio cuerpo como: Reir  “ja-ja-ja”,  Estornudar “achis”, Llorar “bua-bua”, Tomar “glu-glu”, Cantar “la-la-la”, Beso “chuik”, Bostezar “ahhh”, Dolor “ayyyy”, Dormir o Roncar “zzzgrrr”, Etc.

 

Los animales nos regalan abundantes sonidos para disfrutar de juegos con los pequeños.

Cito algunos como: Pato “cuac-cuac”, Rana “croac-croac”, Vaca “muuuu”, Gallina “co-co-co-cooooo”, Gato “miauuuu”, etc.

 

Si son sonidos del entorno natural, podemos recurrir al sonido del Viento “fffffff”, Lluvia “pic- pic”, Truenos “brrrruuummmm”. Sonidos del entorno social: Tren “chucu-chucu”, Sirena “nino-nino-uuuuu”, etc.

 

De los instrumentos musicales: Bombo “bom-bom”, violín “ñiiii-ñiiii”,  Pizzicato de una cuerda “tum tum”, Rasguido de Guitarra “tran-tran-tran”, Piano “plin-plin plin”.

 

Los pequeños disfrutan de las onomatopeyas y así amplían su lenguaje y conocimiento del contexto que los rodea. Tan solo con dedicar unos minutos y poner en marcha la creatividad, podemos crear juegos muy entretenidos y divertirnos con ellos.

 

Recuerda que estos gestos sonoros son empleados en muchas palabras, de modo que el desarrollo del lenguaje también estará estimulado.

Si detectas que a pesar del tiempo de práctica, el pequeño no puede reproducir algunos sonidos, puedes recurrir a un profesional que pueda diagnosticar alguna patología, malformación, etc.

 

Sin emplear dinero, solo con ganas e imaginación… podemos disfrutar de juegos musicales con los pequeños, estableciendo lazos con la música, a partir del amor de la familia.

 

Espero que sea de utilidad,

Prof. Emilce Jacobchuk

 

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *