INSTRUMENTOS TRANSPOSITORES: una mirada desde la dirección musical

Cantidad de visitas

 

Accesos rápidos

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Daremos una mirada más global, desde el punto de vista del pianista, de la dirección musical y del arreglador.

 

En música, la expresión “instrumento transpositor” hace referencia a un instrumento para el cual la altura de la nota que suena, no corresponde a la altura de la nota escrita (es decir, se tocan posiciones o digitaciones propias de las familias de instrumentos). Para entender esto, hay que hacer una determinada práctica reflexiva en el piano.

 

  • Primero: tengo que tocar en el piano, esa melodía que escucho y escribirla correctamente.
  • Segundo obtengo un analizar de la tesitura (o registro instrumental) en el piano.
  • Tercero: entender las “reducciones para piano”. Tocar estas reducciones y leerlas ayuda a entender el montaje y progresión armónica.

 

Una vez que entendimos esto, surge esta relación con el piano y la altura real, entonces trataremos de entender la forma de escritura transpuesta y su origen.

 

Recordemos lo siguiente: (estas definiciones son adaptadas para nuestra presentación).

 

  • Transportar es ir de una tonalidad a otra, cambiando la altura real.
  • Trasponer es cambiar la escritura real por otra artificial para mantener la misma tonalidad original. Por ese motivo decimos que se tocan posiciones, y ese cambio de escritura nunca genera cambios en la tonalidad original.

 

Por otro lado nos preguntamos ¿Por que surgen estos instrumentos y estas escrituras transpuestas? Surgen para “facilitar la ejecución de la familia de instrumentos similares”.

 

Transpositores naturales

Existen “transpositores naturales” citaremos algunos: el contrabajo, la guitarra, los tenores. Sus partituras no corresponden a la altura real sino octavada. Si se compara la altura del sonido emitido por un piano, con la altura de la nota escrita, se verá que en el caso del violín, de la viola y del violonchelo coinciden siempre. No así el contrabajo, cuyos sonidos son tan graves que escribirlos en forma real en la clave de fa demandaría el uso de líneas adicionales, y se caería habitualmente debajo del pentagrama, haciendo incómoda la lectura. Por eso las partichelas de contrabajo se escriben una octava por encima de lo que suena realmente. También la guitarra es transpositora natural, porque suena una octava más grave de lo que está escrito.

 

Transpositores no naturales

Los instrumentos “transpositores no naturales” pertenecen a los instrumentos de viento, tanto de madera como de metal. La regla universal es que en una misma familia de instrumentos (los clarinetes, los saxofones, etc.) a una “misma posición de los dedos” corresponde una misma nota escrita, aunque suene diferente. Esto hace que un instrumentista pueda pasar de un instrumento a otro de la familia sin tener que memorizar ningún cambio de digitación.

 

Entendida esta primera parte podremos ir analizado cada instrumento transpositor en forma individual. Sugerimos hacerlo de a poco, instrumento por instrumento, paso a paso y siguiendo estas prácticas reflexivas.

En las próximas entregas analizaremos cada instrumento en forma individual. No desesperen!!!

 

 

Director: José Armando Gutiérrez Catalani

Equipo@las

 

 

4 respuestas

  1. Muy útil la información. Seguiré entonces el perfil por más información sobre instrumentos transpositores. Muchas gracias!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *