Director de Orquesta Infantil .La Batuta Que Marca Destinos.

Cantidad de visitas

 

Accesos rápidos

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Si piensas que ser Director de Orquesta Infantil de Sistema es: estrenar y pulir la batuta, déjame decirte que eso es solo una parte del trabajo que nos convoca.

Tuve la oportunidad de recibir una gran lección en Venezuela, al llevarse a cabo la formación de Líderes Latinoamericanos de la Misión CAF y Fundamusical-gracias al convenio con el FSOIJAR. Allí nos tocaba planificar y gestionar en las mañanas, trabajar con los niños en la tarde y luego las reuniones de evaluación.

Al terminar la jornada agotadora, aún tocaba estudiar las partituras. Allí surgió una pregunta ¿cuánto y cuándo debe trabajar y estudiar un director?  El Maestro Gregory Carreño con su gran experiencia, trayectoria y amor por los niños nos expresó:

“el director, después de haber atendido sus tareas  y agotado el tiempo en todos, al llegar a casa, dedica tiempo para sí y aún debe prepararse, estudiando las partituras hasta altas horas de la noche y tal vez madrugadas. Así acrecienta sus conocimientos musicales para seguir desarrollando su potencial.”

 

La Verdadera Tarea de un Director de Orquesta Infantil

 

La tarea es sembrar y no cesar. En Argentina, hay muchos de ellos que no dejan ésta labor, se les reconozca o no. A veces cuidados y muchas veces criticados e incomprendidos seguimos caminando. Estos zapatos son ajustados, a veces cansan y muchas veces duelen.  Pero a pesar de todo son tus zapatos! Los que embellecen tu alma, llenan tu vida de seguridad, seguridad de que estás haciendo lo correcto y la misión se cumple.

Solo o acompañado seguirás adelante, porque haces lo que es correcto, sabiendo que tus niños, tu patria y el mundo… esperan de ti.

Tu Batuta, marca el destino de muchos niños, no lo olvides, no claudiques jamás!

 

Me ha encantado compartir este artículo contigo. ¿Me ayudas a compartirlo?

 

Con cariño,

Prof. Emilce Jacobchuk

 

 

4 respuestas

  1. …Solo o acompañado seguirás adelante, porque haces lo que es correcto, sabiendo que tus niños, tu patria y el mundo… esperan de ti….

    Es un mandato.
    Es un desafío.

    Excelente artículo Emilce.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *