1

JUNIO, 2017

“Guarda tu corazón, no está a la venta en una oferta de supermercado.”

Muchas veces la persona siente una gran soledad y se arriesga a compartir su afecto con alguien poco conocido, hasta con alguien que no sabe de dónde viene y adónde va.  Ahí el alma se aferra a algo efímero, como una pompa de jabón, como la espuma de una bebida efervescente y  al desvanecerse ese punto de apoyo…es cuando siente  aún más, la soledad.

Dios dice que guardemos nuestro corazón más que a joyas, más que a nuestras tarjetas de crédito, más que al dinero, las llaves de la casa y a nuestro auto!!! El corazón no tiene póliza de seguro.

Las emociones que asocias con la tristeza, son como combustible de mala calidad, echa a perder el motor y frena el vehículo. El amor, la benevolencia, perdón, paciencia, tolerancia y demás es como nafta premium , que te permiten circular a toda velocidad y confort.

 

“Cuida tu corazón”  más que a tu tesoro más preciado, no es una oferta de papas que cualquiera puede tomar  y dejar de acuerdo a su antojo, ya que tenemos uno solo. Podemos transformarlo  en la habitación de Dios, Él  nos consuela en el día triste y potencia los momentos felices.

 

LOS CORAZONES SANOS “GENERAN PROYECTOS DE VIDA”… QUE SUSTENTAN UNA SOCIEDAD PRODUCTIVA.

 

Lectura Recomendada  Si, si y SI !!!!!!

Puede que sucedan estas cosas en tu clase, te dejo algunos consejos muy simples de implementar:

  • Si ves un alumno que está triste, no dejes que se vaya sin tratar de ayudarle.
  • Si escuchas que alguno se burla de otro, toma tiempo de hacer una reflexión que subsane y corrija la situación, para que no vuelva a ocurrir, (aunque sea un minuto antes de un concierto).
  • Cuando observes necesidades de ropa, calzado, alimentos, útiles escolares, etc. No dudes en pedir ayuda a otros padres, para que ayuden a suplir la necesidad. Cubrir las  carencias materiales construye autoestima en el necesitado.
  • Nunca menosprecies a quien tienes delante, te puedes llevar una gran sorpresa!

 

Te invito a que  compartas tu experiencia, en un comentario. Con ella nos enriquecemos todos.

 

Hasta la próxima!

Prof. Emilce Jacobchuk