26

FEBRERO, 2018

En la Orquesta Infantil la música constituye el eje de concertación, es decir que las acciones llevadas a cabo, están directamente relacionadas con ella.

La práctica musical en  equipo  tiene como finalidad generar belleza, y mientras frasean juntos aprenden a comunicarse entre sí, para  expresar la paz y alegría,  que se encuentra  al interpretar las obras musicales.

Entre tanto se genera este maravilloso espacio de crecimiento, surgen cotidianamente múltiples problemas. Ahí es cuando el líder define el carácter de la situación, y tiene la posibilidad de visualizar el problema como oportunidad.

En la Orquesta Infantil,  como en la vida, al llegar el  problema no queda más remedio que  enfrentarlo.

Muchas veces nos encontramos con una “lluvia de oportunidades” tan grande!,  que el paraguas nos puede quedar chico, pero aun así… no estamos llamados a bajar los brazos.

En esos momentos  lo fundamental es revisar el bagaje que tenemos como experiencia, y lograr sobreponernos a las dificultades.

El líder puede sentir  que lejos de  estar en tierra firme, el proyecto se mece sobre olas y la Orquesta Infantil es como un barco que debe timonear, ya que atraviesa distintos modelos económicos, cambios en la idiosincrasia de la comunidad y las variables de la moda que motivan a los niños y adolescentes que participan de ella.

 

Lectura Recomendada  Gestiona el futuro-Trabaja con adolescentes.

Dos verdades a tener en cuenta:

  • Los problemas siempre estarán.
  • Las oportunidades de resolverlos también.

 

Los niños en la etapa escolar, tienen un sinnúmero de problemas para resolver en matemáticas y otros espacios curriculares. Para ello se preparan, estudian y logran aprobar.

Los profesores, directores y quienes componen el equipo de la Orquesta Infantil, muchas veces están previamente capacitados para esta tarea específica y otras no.

De cualquier manera, siempre llegará una nueva “oportunidad Inesperada”, para que puedas sacar lo mejor de ti,  y  aprender una nueva manera de resolver la situación.

 

El problema es  una oportunidad de aprendizaje.

 

En el Hacer Social, las cosas no son rígidas, los planes deben estar abiertos a lo inesperado. La creatividad se activa en los momentos de mayor presión, y se puede desarrollar  la capacidad reflexiva, a partir de observar las situaciones circundantes.

Los problemas son espacios de oportunidades, si nos atrevemos a resolverlos.

 

Prof. Emilce Jacobchuk