26

JUNIO, 2017

El cuento que siempre elegía para escuchar o leer: Caperucita y el lobo feroz”.

Es de lo más ejemplificador ese relato. Según se  dice, en principio fue una historia trágica, pero hoy no nos asombraría demasiado, con los femicidios a la orden del día.

También cuentan que  con el tiempo, la historia se fue haciendo más amena, y ni hablar de la última película en la que la abuela llega a ser deportista, a escondidas de su familia. En ésta última, la delirante es la abuela,  en lugar de que  la nietecita inquieta sea quien nos sorprenda.

Creo que la moraleja que intentamos dejar cada vez que lo contamos, es obedecer a mami cuando me manda para ir a algún lugar.

No obstante, hay otro aspecto para observar en la conducta de Caperucita Roja, ella tenía la posibilidad de escoger un camino que según le contaron, era más fácil, seguro y rápido.

 

Esa es la propuesta que tenemos a diario para la  generación joven y adolescente.

Un ejemplo  cotidiano es comprar  el flan en pote, listo para comer!  Mientras que mamá compraba la caja de flan para preparar, y  nuestra abuela hacía el flan casero.

Siempre lo rápido y fácil es atractivo.

Anhelamos tener diversión asegurada, carreras cortas que generen salarios suculentos, dietas para adelgazar que nos den el cuerpo ideal en dos semanas, y ahí vamos… patinando y girando en una rueda sin fin como los hámsteres, porque las cosas no suceden tan fácilmente.

Lectura Recomendada  A Través De La Música Sinfónica Tocamos El Alma De La Gente

La audaz Caperucita Roja tenía dos opciones.

Generalmente,  tenemos más de una posibilidad por delante al tomar una decisión y es importante evaluar cuál es la mejor, no la más fácil, sino “la mejor decisión a tomar”.

Los proyectos músico-sociales requieren de la gran valentía de su mentor, debido a que aún muchos piensan  que no es una actividad muy seria e importante.

Las inversiones  no alcanzan a cubrir las necesidades que éstas instituciones o cátedras generan, porque siempre llega un niño más.

Muchas veces en los colegios se le llama a la hora de música “la hora especial” y no es la hora especial, es la hora importante, tanto como lo son  matemática y otras ciencias que los niños deben aprender.

 

Tu proyecto no va a ser fácil de llevar a cabo, pero tu ejemplo de conducta, perseverancia al elegir el camino más difícil y riesgoso, como lo hizo la niña del cuento, te va a conducir a mostrarle a tu entorno y al mundo que la música tiene un poder especial y transformador, no solo en lo emocional sino en las estructuras cognitivas que se generan en los niños alfabetizados musicalmente.

 

No te detengas, lobos feroces… te los cruzas todos los días!!! Pero aun así, SIGUES CAMINANDO.

Voy a tomar la frase de mi amiga Valeria Atela: sigamos enamorando al país, las orquestas infantiles y juveniles, valen la pena.

Lectura Recomendada  “Los Tres Cerditos” un clásico, que Describe Pésimamente a los Músicos.

¿Cómo se llama tu lobo feroz? No importa, sigue caminando.

 

Hasta la próxima!

Prof. Emilce Jacobchuk