Una de las cosas más particulares que tenemos es la elección de un perfume, nos debe agradar, perdurar en la piel y hacernos sentir únicos en el mundo. Mi perfume, no se consigue fácilmente, y cuido cada gota, porque ningún otro tiene su esencia.

 

La esencia es inherente al ser. La palabra esencia, tiene su procedencia del latín: esse “ser”-existir.

 

Las cosas sufren cambios todo el tiempo, las circunstancias modifican a su paso, todo aquello que tocan. Así también los seres humanos, somos permeables a sufrir transformaciones.

La vida nos lleva de vivir la niñez, a transitar la adolescencia, de allí a la juventud y luego la vida adulta. Experimentamos el proceso de crecimiento,  que va tallando poco a poco, la identidad que nos caracteriza.

 

Experimentamos innumerables cambios como:

  • Amistades
  • Domicilio
  • Pareja
  • Profesión
  • Automóvil
  • Look personal

 

A pesar de todo, hay algo que permanece inmutable y reverdecerá una y otra vez: la esencia que nos caracterizará toda la vida. La esencia es invariable y existe dentro nuestro manteniéndose intacta, a pesar del tiempo.

El auto conocimiento personal, nos permite encontrar cuales son nuestras fortalezas y aprender a convivir con nuestras debilidades. De esta manera podemos proyectarnos frente a la vida con una mirada clara, dando pasos firmes en la concreción de objetivos.

En este proceso hay factores que pueden alejar a la persona de sus orígenes, pero tarde o temprano lo superficial desaparece y queda expuesto a su esencia personal.

 

Lectura Recomendada  LO QUE NUNCA TE CONTARON sobre Caperucita Roja

 

De la misma manera, en una orquesta, puede haber muchas modificaciones:

  • Variaciones en el repertorio musical.
  • Aumentar o disminuir la cantidad de alumnos.
  • Traslado de domicilio.
  • Cambio de nombre de la Orquesta.
  • Ingreso y egreso de alumnos.
  • Progreso económico.

Pero la esencia permanecerá indisoluble mientras que el objetivo inicial sea claro, conciso y contundente, contando con la coherencia requerida por el entorno, y que el amor junto a  la solidaridad estén impregnados  en su estandarte.

 

Prof. Emilce Jacobchuk