28

AGOSTO, 2017

 

Las onomatopeyas son recursos que le dan al niño la posibilidad de  conectarse  con el entorno sonoro, debido a que se producen con la intención de imitar objetos o fenómenos.

Las músicas infantiles  están colmadas de sonidos,  que son  evocados una y otra vez.

Una onomatopeya muy usada y conocida es “Shhhh”, para pedir silencio. Tan reconocido es por los niños ese sonido, que hasta tiene su propia canción, que asocia al silencio con la lechuza, y dice así:

“La Lechuza, La lechuza

hace shhhhh, hace shhhhh,

Todos calladitos, como la lechuza

que hace shhhhh, que hace shhhhh”.

 

Este y otros tantos cantos infantiles para niños:

 

 

Hay onomatopeyas producidas por el propio cuerpo como: Reir  “ja-ja-ja”,  Estornudar “achis”, Llorar “bua-bua”, Tomar “glu-glu”, Cantar “la-la-la”, Beso “chuik”, Bostezar “ahhh”, Dolor “ayyyy”, Dormir o Roncar “zzzgrrr”, Etc.

 

Los animales nos regalan abundantes sonidos para disfrutar de juegos con los pequeños.

Cito algunos como: Pato “cuac-cuac”, Rana “croac-croac”, Vaca “muuuu”, Gallina “co-co-co-cooooo”, Gato “miauuuu”, etc.

 

Si son sonidos del entorno natural, podemos recurrir al sonido del Viento “fffffff”, Lluvia “pic- pic”, Truenos “brrrruuummmm”. Sonidos del entorno social: Tren “chucu-chucu”, Sirena “nino-nino-uuuuu”, etc.

Lectura Recomendada  Estudiar Música Desde Pequeño Sin Aburrirse... ¿Misión Imposible?

 

De los instrumentos musicales: Bombo “bom-bom”, violín “ñiiii-ñiiii”,  Pizzicato de una cuerda “tum tum”, Rasguido de Guitarra “tran-tran-tran”, Piano “plin-plin plin”.

 

Los pequeños disfrutan de las onomatopeyas y así amplían su lenguaje y conocimiento del contexto que los rodea. Tan solo con dedicar unos minutos y poner en marcha la creatividad, podemos crear juegos muy entretenidos y divertirnos con ellos.

 

Recuerda que estos gestos sonoros son empleados en muchas palabras, de modo que el desarrollo del lenguaje también estará estimulado.

Si detectas que a pesar del tiempo de práctica, el pequeño no puede reproducir algunos sonidos, puedes recurrir a un profesional que pueda diagnosticar alguna patología, malformación, etc.

 

Sin emplear dinero, solo con ganas e imaginación… podemos disfrutar de juegos musicales con los pequeños, estableciendo lazos con la música, a partir del amor de la familia.

 

Espero que sea de utilidad,

Prof. Emilce Jacobchuk