27

ABRIL, 2017

Pongámonos a trabajar para que la próxima generación sea la mejor de la historia. Quedarnos en el sillón mirando un noticiero copado de novedades negativas, nos ha puesto en el rol de pseudo-jueces. -Como si fuera poco, tampoco damos crédito al que manifiesta el deseo de cambiar.

Mi mentor Dante Navarro suele decir: con una bala de dos pesos una persona puede matar el sueño completo de una persona y su familia. Cuando esas cosas pasan nos  horrorizamos.

Pensaste alguna vez que si hay jóvenes sin rumbo, perdidos, puede que sea resultado de adultos desenfocados.

Los adolescentes y jóvenes necesitan líderes que los convoquen. Si los llamas: ahí estarán para cambiar el mundo.

5 Formas de involucrar a jóvenes y adolescentes en el inicio de un nuevo núcleo:

 

1- Una vez que hayas visualizado el grupo de niños para trabajar, organiza un grupo de adolescentes o jóvenes que te ayuden a ir a repartir invitaciones para convocar a los potenciales alumnos.

2- Pueden colaborar en realizar la merienda para los niños el día de la bienvenida al nuevo núcleo.

3- Organizar y/o colaborar con juegos grupales para el recreo de los niños.

4- Preparar una coreografía con un tema musical de moda, obra de teatro, ayudarles a los pequeños a pintar su tarea (si la hubiera).

Lectura Recomendada  Orquesta Infantil. El Problema Como Oportunidad.

5- Limpiar entre todos el salón de clases y terminar con una mateada para repasar la tarea y sacar conclusiones de la actividad del día repasando lo bueno y tomar los errores como base de datos de lo que no se debe hacer en los próximos encuentros.

 

La juventud tiene la entereza,  la fuerza y la perspicacia para generar el cambio.

 

Gracias  por leer y compartir,

Emilce Jacobchuk