5

MAYO, 2017

Encontrar un nombre adecuado para el proyecto que pones en marcha, es una de las tareas más difíciles de realizar.

Cuando un niño nace, lo primero que se escoge es el nombre. Muchos padres lo tienen previsto con anterioridad y  es común que lleve el nombre de algún abuelo, si es que no se le pone el de ambos, de algún famoso que se admira (actor, deportista, etc.). Es recurrente la elección de nombres usados en países  extranjeros y últimamente el retorno a los nombres antiguos.

Pero el nombre de tu proyecto tiene trascendencia social, una implicancia con el medio porque define la identidad y el alcance de tu trabajo. Si enuncias “no a las drogas”, de algún modo te comprometes con esa temática, si hablas de igualdad seguramente tendrás que posicionarte en ese paradigma y no contradecirte.

El nombre no solo debe sonar bonito, si bien ese es un aspecto importante que permitirá un posicionamiento en el marketing, recuerda que más allá de eso tendrá convocatoria social y las personas se sentirán interpeladas o no.

El nombre puede transmitir una ideología, valores, asociarse con el paisaje regional o con el turismo de tu ciudad, si es que ya de paso es conocida.

Yo encontré en La Biblia el nombre Alas del Viento y lo tuve antes que a la Orquesta. Me gustaba ese nombre porque además de la idea de vuelo, el viento deja su huella por donde pasa a través del polvillo que deja en los muebles, la suave brisa o un tornado. Pero estos días encontré un significado más profundo, EL VIENTO SOLAR que nos llega como aurora boreal, ese viento atraviesa enormes distancias y lo vemos con  forma de maravillosas alas, cuando ilumina el cielo. Eso es para nosotros Alas del Viento, un destello de luz y esperanza en el más oscuro cielo de la vida.

Lectura Recomendada  Sensibilidad Estética,¿Quién dijo que el patito era feo?

Te recomiendo  si ya tienes un grupo, que  puedas convocarlo y considerar aquellos valores que los reúnen. Una vez que estén identificados, se pueden tomar como base para la elección del nombre.

 

5 aspectos a tener en cuenta para encontrar el nombre ideal:

 

  • Que sea un nombre corto.
  • Si trasmite un valor, que se cumpla.
  • Que perdure en las generaciones y no quede obsoleto pronto.
  • Si es posible, visualizarlo en una publicidad.
  • Que convoque a las personas a participar.

 

Agradezco que dejes tu comentario para enriquecer el artículo.

 

Prof. Emilce Jacobchuk